Conectarse

Recuperar mi contraseña

Ojalá la paz fuera algo que durara por siempre.

Un grupo de Digimon liderados por un Greymon han decido atacar la aldea para sacar a Seasarmon de su puesto por la fuerza. Es el ataque más violento registrado hasta ahora por los habitantes actuales, por el hecho de que sus atacantes no son Digimon salvajes si no que son tan inteligentes como ellos. Lo poco que ha durado ha cobrado muchas vidas inocentes y si no es detenido cobrara muchas más a favor de la ambición de poder de un Digimon.

AMBIENTACIÓN GENERAL

Historia completa
- Ambición

Temas de desarrollo
N/A
Estado actual:

Cerrada.

"Sólo los elegidos pueden acceder al Mundo Digital, pero no hay manera posible de salir."
Últimos temas
» Saludos A todos!!
por Adler Lawlet Mar Jun 20, 2017 4:40 pm

» Runari Bravely-ID
por Yggdrasil Mar Jun 20, 2017 4:16 am

» Registro de Fisicos
por Yggdrasil Mar Jun 20, 2017 4:14 am

» Adler "Add" Lawlet
por Yggdrasil Vie Jun 16, 2017 4:46 am

» Regreso *redoble de tambores*
por Lasai Sarkanis Jue Mayo 25, 2017 11:15 pm

» [Inscripciones] Capitulo 1: Ambición
por Yggdrasil Miér Mayo 24, 2017 3:14 am

» [Capitulo 1] Grave error [Grupo 1]
por Azur Miér Mayo 24, 2017 12:52 am

» [Capitulo 1] Grave error [Grupo 2]
por Yggdrasil Mar Mar 14, 2017 2:09 am

Afiliados Elite


Más Afiliados
Foro de rol basado en la franquicia de Digimon perteneciente a Akiyoshi Hongo y Bandai.
La historia, sus personajes y los lugares no presentes en la franquicia original, como también las guías y sistemas utilizados pertenecen a la administración y no se permite su uso fuera del Foro.
El diseño de este foro fue realizado por Azur para uso exclusivo del mismo, las imágenes utilizadas pertenecen a sus respectivos autores y paginas (DeviantArt y Pixiv).

Licencia Creative Commons

La inefable sorpresa [Individual]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

La inefable sorpresa [Individual]

Mensaje  Eul Shibarse el Sáb Oct 10, 2015 2:18 pm

*** Restando 3 semanas para entrar al Digimundo ***

Regresaba a mi casa en los suburbios a pie, después de un estresante y cansado día de trabajo en el restaurante de ramen. Allí trabajo como ayudante general, el único por cierto. Porque a parte de mi solo quedan la recepcionista (Tu sabes, la que da le bienvenida y ubica a los clientes en cada mesa), los meseros y las cocineras. Así que el único al que tienen de "utiliti" es a mí, y como tal, las labores mas tediosas y pesadas me correspondían a mí... De ahí mi cansancio.

Por lo menos el negocio no quedaba tan lejos de donde vivo y lo bueno es que siempre es hermoso ver el atardecer mientras voy camino a casa. Los autos yendo a diferentes destinos, alguno que otro ciclista pasando por la carretera, niños acompañados de sus padres quienes los fueron a recoger de la primaria, chicas universitarias mirando las vitrinas que mostraban ropa de moda, las series de héroes sentai y comerciales de artefactos muy avanzados que mostraban en las televisiones que ponían de venta en tiendas... Aaaah, mudarme de mi país para venirme a Japón, sin duda alguna, fue la mejor idea que se me había ocurrido. Lo único malo era cuando un desastre natural ocurría, pero era muy raras veces.

Iba mirando al suelo, distraído. Pensando en todo lo que había hecho y que me faltaba hacer durante ese día.

- Desgraciado Tsubasa, otra vez queriendo hacerme quedar mal con la gerente... Diantres, ahora cuando llegue a casa me toca lavar el delantal, bueno, por lo menos tengo dos si no, yo... ¿Ah?-

Algo se había movido en un callejón oscuro de los suburbios. Probablemente sería un gato o algo por el estilo, así que me gire hacia el frente y continúe mi camino a casa...

- Ya andan espantando por aquí... Estúpidos gatos... (Suspiro)... -

Finalmente, cuando llegue a mi casa...

- Wuff, vaya día... Me quiero dar un baño... -

Mi casa no era la más lujosa de todas, ni tampoco la más segura, después de todo. Tramitar la visa y comprar el boleto a Japón me había costado un dineral de donde venia.

La puerta de la casa solo constaba de una puerta corrediza un tanto vieja y desgastada, las paredes al igual que el suelo estaban hechos de madera, aparentemente no muy buena, ya que tenía algunas secciones un tanto desgastadas, en las paredes habían algunos cuadro de pinturas tradicionales como samuráis y geishas que no quise quitar, porque no me había traído conmigo muchas fotos de donde venia, la casa era prácticamente un cuadrado total dividido por algunas paredes y puertas corredizas en su mayoría hechas con madera y papel.

La sala estaba totalmente pelada y sin ningún mueble, aunque por lo menos la mantenía limpia. En un rincón había un Araguaney al que le aplicaron la técnica del bonsái y que le había puesto de nombre "Wachipolo" que compre de suvenir antes de irme de mi país (Ni te imaginas lo que me costó mantenerla viva durante el viaje), estaba solo y necesitaba ocuparme de alguien o algo (Me gusta la soledad, pero no tanto).

Además de eso, detrás de las paredes de papel que dividían el cuarto, estaba un colchón en el suelo muy al estilo japonés con tan solo una almohada cilíndrica y junto a ella la fotografía de mi familia y amigos que se despedían cuando me monte en el avión, el iluminado eso si que era algo fuera de este mundo... Velas... Jajá, ok ok, no tan fuera de este mundo, pero por lo menos te saque una sonrisa.

A través de las ventanas no había mucho para ver, ya que la vista daba hacia una enorme pensión de varios pisos y la otra daba a una zona en obras... Lo admito, mi casa es una porquería, pero no me juzgues, después de todo ya tenía empleo y estaba empezando a progresar económicamente...

- Bueno a bañarse -

Pegado a la "casa" había un pequeño cubículo donde se ubicaba la regadera y el toilette, ya con la toalla puesta fui hacia allí y me di una bien merecida ducha...

- La, la, la... "Pues todo el mundo te ha causado sin sabores... Y no hay manera de que entiendas, y a ti jamás te han puesto rieeendaaas... Y aunque por fuera eres muy fieraaaa, tu corazoooon es muyyyy nobleeee, tin tin tin, dim tin tin tin" -

Lo admito, soy pésimo cantante de ducha, pero justo cuando estaba ya inspirado escuche un [TAMP!!] ]... La puerta de la casa había sido azotada...

- Q..qui... ¿Quien anda ahí? -

Fue todo lo que pude decir, andaba asustado. Nunca antes habían entrado a mi casa de esa manera... Me coloque la toalla, salí del cubículo... Digo, del baño y cogí una rama rota que había en el suelo y luego entre en la casa...

- Sea quien sea, m-me- mejor váyase. ¡Cargo un arma pe-pe-peligrosa y n-n-no dudare e-e-en usarla! -

Silencio sepulcral... No había nadie, aparentemente. Cosa que me tranquilizo muchísimo, porque si no hubiera tenido que usar todo mi poder X y vamos, que no es nada buena la violencia.

- Pero me pregunto que haría que la puerta se cerrara así de golpe... En fin, mejor termino de bañarme

Luego de terminar mi refrescante baño, me dirigi a la casa nuevamente. Cerré la puerta y me quite la toalla, me dirigí a mi pequeño cuarto para irme a dormir.

Entre al cuarto, pero había algo que me parecía no haber visto antes… Un enorme bulto amarillo que parecía estar enrollado.

- Muchacho ¿y esto?... Parece un bojote de ropa… Awww, estoy muy cansado como para fijarme en ello, mañana lo detallare mejor… -

Entonces me acosté y me dormí inmediatamente.

Así fue como transcurrió ese día en mi vida. Un poco más de lo mismo.. La rutina de siempre, podría decirse "o" tal vez no... Porque no imaginaba lo que iría a acontecer al día siguiente...


Esta historia continuara... ¡Ya mismo!


** Faltando dos semanas y seis días para ir al Digimundo **

- Ay guapa, eres muy picara, jeje, mejor no darnos tantos besos, hay niños mirando...-

Estaba en uno de esos sueños de los que no quieres despertar... Pero había algo extraño en cierto modo... Los besos de la chica se sentían demasiado... Reales...

- ¿Ah?... ¿Q-que?.. Ah, ¿Qué hora es?…

Empezaba a abrir mis ojos…

- Buenos días, dormilón. Ji,ji,ji… -

Ante mi, a solo unos milímetros de mi cara un par de enormes ojos azules me estaban mirando fijamente a los míos…

- Oh, buenos... ¡¡¡WAAAAAAAAA!!!!, YA VA, ¡PARATE AHÍ!... ¡¿QUE DIANTRES PASA AQUÍ?!

Lo que sea que hubiese sido me estaba lamiendo… Me levante de la cama inmediatamente y me cubrí con una sabana, porque aun seguía sin ropa… En serio, “¿Qué cosa es eso”, fue la primera cosa que se vino a la mente, luego vino el pánico por ver una cosa que parecía un perro ojón y que de paso hablaba.

- ¿A que te refieres?-

Me contesto la criatura de color amarillento… “El bojote amarillo de anoche” recordé inmediatamente. Y yo creía que era ropa sucia mia.

- ¡¿Cómo que “A que me refiero?!... Mira, mira…. Eres… Eres un perrote, bueno no, tu voz es femenina. Una perrote muy extraña que habla… No, no, no, no, no… Esto sin duda debe ser un sueño. ¡Si!, eso es. Jaja, una simple pesadilla de la que me despertare.

- Nop, no es ningún sueño, humano. Y no soy un “perrote”… Soy un Digimon, un Viximon, para ser precisos y además, ni soy hembra, ni macho… -

Añadio la criatura, con actitud como la de una niña pequeña…

- No juegue, no te creo… -

***30 min después de tratar de convencerme…***

- ¡Ya entendí!. Entonces eres un Digimon y me has venido a buscar, porque se supone que soy tu tamer, el cual se supone que debe cuidarte y entrenarte para hacerte fuerte, librar combates contra el mal para asi liberar un sitio llamado “Digimundo” de el caos, ¿eh?... Ahora entiendo.

Hice una pausa…

- Ya va, ya va… No, no, no. Jaja, debe ser un error, digo. ¿Cómo sabes que soy yo y no es otro de por ahí?

- Lo se, porque este aparato me trajo hasta aquí… Espera

Empezó como a rascarse la cola y de ella saco un aparato extraño que me recordaba a una de esas mascotas virtuales con las que los chinos engatusaban a los niños… ¿Cómo se llaman?... ¡Tamagochi!, si, ya recordé...

- Toma

Me alcanzo el extraño aparato que brillaba intermitentemente y cada vez más rápido, conforme me lo acercaba…

- ¡Que chulo, un Tamagochi… De adolescente siempre quise uno, pero nunca pude comprarlo. A ver… ¡Ugh!-

El aparato me ilumino por completo y de pronto se apago la luz tan incandescente.

- No es un tama-lo-que-sea, esto se llama Digivice y con el fue que te he encontrado, Naah-

Me lo dijo sacándome la lengua… Espera, ¡¿Me saco la lengua?!... Esta criatura llevaría mucho tiempo buscándome en el mundo, porque mostraba ciertos comportamientos propios de niños humanos, pensaba mientras veía sus reacciones.

- Tengo hambre

-¿Hambre?, Diosss, ok, pero ¿ qué cosa comes tu?... Solo tengo comida enlatada y un pan salado que compre ayer al venir del trabajo

Lo dije con preocupación, ya que era de las ultimas cosas que me quedaban para comer.

- ¿No tienes algo dulce?... Caramelos, ¡quiero caramelos!

- Jope, que no, no tengo caramelos, solo comida enlatada

- Buh, está bien… -

En serio, comenzaba a creer que esa tal Viximon había visto mucho el comportamiento de los niños de algún kínder Garden o algo así. Parecía la propia niña.

Luego de abrir una lata de atún, cocinarla y rellenar el pan con el atún, se lo di a comer…

- Muchas gracias por la comida… Ñam, ñam, ñam… -

- ¡Wuoah!... ¡Como comes!

Esa cosa se había devorado los panes rellenos en un santiamén, parecía sacada de esas series anime, en donde el protagonista come mas que quien sabe.

- Rayos, también te comiste lo que era para mi…. Oh no… [Grrowwww]

Me empezaron a rugir las tripas, como si hubieran visto como Viximon me robaba mi ración de comida.

- Oh cielos, esto no esta bien y de paso me toca irme a trabajar… ¡Oh, Wachipolo! Casi me olvido de ti… -

-¿Quien?-

- Wachipolo, así le llamo a mi planta… ¿Sabes algo? Yo no soy de este país. Me la traje del lugar de donde nací. Me la traje como un recuerdo, para no olvidar lo bonito que es el lugar del que vengo

- Vaya, parece una historia interesante, pero tengo una duda… -

- ¿Cuál?-

- ¿Qué es un país?

[. . . . . .]

- Olvídalo, luego te cuento… -

Me dispuse a regar a Wachipolo (la planta)… Y asi fue como empezaron unas “interesantes” semanas junto a mi Digimon, en las que me dedique a enseñarle algunas cosas de nosotros los humanos, como a leer el idioma humano, el significado de ciertas cosas, entre otras cosas, mientras que ella me explicaba cosas de ese tal digimundo y cuál era mi misión como tamer…

Ahora si, esta historia continuara… Nah, mentira. Sigamos…

*** Faltando solo cinco días para ir al digimundo ***

Viximon estaba leyendo un antiguo libro que tenia entre una pequeña colección de libros que me traje a Japón. Yo me encontraba pensando muchas cosas… Mi vida había cambiado en todo sentido. Desde que Viximon llego a mi hogar. Pero lo que mas me inquietaba era el hecho de que partiría (Otra vez) a una tierra de la que no sabia gran cosa ya que aunque Viximon me explico los detalles mas importantes, jamás había ido a un lugar asi…

- “Entonces dijo Dios: Hagamos al hombre a nuestra imagen, conforme a nuestra semejanza”… Eul, ¿lo que dice este libro es cierto?, ¿o sea que ustedes son iguales a su dios?-

Viximon había encontrado un libro color marron que en la portada se titulaba “Santa Biblia” escrito con letras doradas.

- ¿Yo me traje eso?... Vaya seguro fue mi madre que lo metió en mi equipaje antes de venir aquí… Mmmmnn… Viximon, ese es un libro llamado “Santa Biblia” y algunos humanos creen que lo que dice es cierto, como hay otros que no…-

- Yo no lo entiendo, además es muy repetitivo con ciertas cosas… -

- Bah, olvida eso. Damelo, lo voy a guardar… Ahora lo que más me llama la atención es el tema del digimundo

Tome el libro y lo coloque entre la colección que tenia…

- ¡Oye!, estaba leyéndolo… Naah… ¿Qué mas quieres saber? Ya te dije todo lo que se… -

- Es que no termino de entender como se supone que voy a llegar a ese lugar

- A través de un portal, doh

- Aja, perfecto, ¿pero cómo voy a saber donde esta?

- Lo sabrás

Levante una seja…

- Que informativa… -

- ¡Juguemos a algo! ¡Atrápame!-

Salió de la casa corriendo…

- ¡Espera! ¡Te he dicho que no debe salir afuera, te pueden ver!

Por suerte no llego muy lejos y le pude atrapar antes que alguien le viera…

- Ji ji ji, fue divertido. ¡Hagámoslo otra vez!

- Negativo, te dije que la gente se asustaría mucho si te ven por ahí, además ya me tengo que ir a trabajar… -

- Llévame contigo

-No puedes, si te ven en la cocina seguro me despiden

- Buh, no seas asi, me voy a aburrir. Ademas, si me dejas saldré a jugar

- … Rayos … -

Tenia razón. Seguramente apenas me fuera, se pondría a revolotear por ahí buscando jugar y alguien podría verle… No tenia mucha opción, tenia que llevarla conmigo…

- E-esta bien, pero te vas a quedar dentro de mi mochila, no quiero que te vean o me quedo a riesgo de perder mi empleo

- ¡Wiii, ji, ji! Voy a conocer un restaurante donde trabajan humanos

-Oh rayos, ¿en qué me he metido?...


Así fue como lleve a Viximon al trabajo, cosa que no me agradaba en absoluto, pero no tenia mas opción.

Cuando llegamos ya estaban algunos de mis compañeros de trabajo. Estaba Tsubasa, un sujeto de unos 33 años, alto de cabello castaño, robusto y muy musculoso, vestia con una gorra roja, una franela blanca, unos jeans y zapatos deportivos negros. Un playboy con cerebro de pollo que gustaba molestarme a cada rato.

También se encontraba Misuki, una de las cocineras del lugar, cabello rojo y largo hasta al cintura, ojos café, poco mas baja que yo, la edad no la tengo bien clara. Pero le calculo unos 27 o 28, llevaba una blusa sin mangas rosa, una minifalda negra y unas botas muy coquetas color blanco (no me pregunten los detalles de su vestimenta, no suelo detallar mucho). Y por ultimo Kasumi, la chica ganguro de piel bronceada y exceso de maquillaje tan fuerte que podias sentir el olor a metros de distancia. Tenia su cabello teñido de blanco, un vestido rosa chillon y unas botas color beige hasta las rodillas… Demasiado escandalosa y loca para mi gusto… creo que tiene unos 30 años, no se, el maquillaje no me deja calcular bien…

Ahí estaban tres de mis compañeros de trabajo

- Eul-Kun, pequeño topo, ¿que tal?-

- Epa, Tsubasa, rata de alcantarilla. ¿Muy bien y tu?-

- Eul-san, ¿Cómo estas?... ¿Hoy hace un hermoso dia, no te parece?-

- Buenos días Misuki, bueno, no tan hermoso. Despues de todo, aquí esta Tsubasa.

- Eul-kun, ¿que es eso? Eres malo, mas bien diría que ¡conmigo se pone mejor!-

- Fu fu, es que Tsubasa no sabe diferenciar entre algo hermoso y algo estrambotico, jijij… Como estas Eul-san

- Hola Kasumi, estoy muy bien… -

“Hablando de gente estrambótica” Pensaba, mientras llegaba la gerente del negocio…

- Buenos días muchachos, ¿Qué tal están?

- Buenos días, estamos bien-

Contestamos todos al unisonó y es que cuando se trata de infundir respeto, la señorita Toyama Asahina era toda una experta. De cabello negro y corto, ojos azules, exactamente de mi estatura. Siempre vestida elegantemente con sus lentes de pasta fina, vestido marron tipo ejecutiva, pantimedias y tacones. Toda una belleza tanto física, como intelectualmente hablando, sabe darse a respetar y que le obedezcan cuando a asunto del negocio se refiere. En cuanto a su edad, pues es del tipo de persona que no es bueno preguntarle su edad y totalmente difícil calculársela.

- Hoy nos espera un dia lleno de retos, ya que tenemos que superar el record de ayer… Por cierto, señor Eul, ya mañana empiezan sus vacaciones. ¿Trajo los resultado del doctor?

- Oh, si… Ahora se los entrego.

- Muy bien, tome. Aquí tiene las llaves para que abra el local-

- Voy

Abri la Santamaría y las puertas del local y al poco llego el resto del personal… Nos fuimos al cuarto del locker, donde cada quien guardaba sus cosas y empezaba el dia de trabajo.

El locker estaba dividió en dos secciones; una para damas y otra para caballeros, ya que teníamos uniforme, bueno, para ser honestos los otros eran los que tenían uniforme, ya que mi “Uniforme” era un simple delantal que evitaba que me cayera mucho sucio. En fin… Luego de cambiarnos empezamos nuestras labores, pero antes de ir a hacer lo que me tocaba abri mi mochila para ver si Viximon estaba bien…

- ¿Te encuentras bien?

- No, ¡claro que no! ¿Cómo se supone qu… Mhfff, mfhhfff

Le tape el hocico con una mano…

- Shhhh, tonta, ¿Quieres que te oigan y nos descubran?...

Le dije susurrando, luego ella negó, queriendo darme a entender que no hablaría fuerte.

- Hace mucho calor ahí dentro, quiero salir a comer dulces o a jugar-

- Quédate aquí, si te descubren me podrían despedir y eso no seria nada bueno

- Naaaah, esta bien, pero por lo menos traeme algo de comer-

- Esta bien, vere que consigo en el refrigerador

Dije eso y al poco le lleve un pedazo de un pastel que teníamos guardado, el cual se devoro en un santiamén.

- ¡Muchas gracias!... Uy, lo siento

- Eres imposible, Viximon… (Suspiro)-

 De ahí en adelante empecé mi rutina laboral… Ayudando aquí, limpiando alla.

- Eul san, saca la basura, por favor… -

- Voy Misuki… -

Viximon la había dejado dentro de mi mochila en el cuarto donde nos colocamos el uniforme…

Mmmf… mmmf… ]

Viximon no estaba quieta, pero no lo sabía, ya que me encontraba sacando la basura y atendiendo otras cosas del trabajo…

- Ji, ji, ji… Entonces yo le dije que no saldría con el, ni en un millón de años… -

- Amiga, no te creo lo mala que a veces puedes llegar a ser… -

Unas compañeras habían ido al locker y obviamente escucharon el ruido que hacia Viximon… Y al poco rato

- ¡EUL, VEN ACA!-

Mi mayor temor se había vuelto realidad… Habían encontrado a Viximon. Apenas dijeron mi nombre gritando con tanta fuerza, sabia que la habían descubierto…

- V..v…¡Voy!

Fui corriendo directamente al locker y cuando llegue, estaban todos con Viximon fuera y de paso estaba la gerente del restaurant junto con ellos… Estaba muerto de miedo, ¡iba a perder mi empleo!

- Señor Eul, ¿que significa esto?-

- Le… Le juro que s-s-se lo puedo explicar, señorita Toyama, eso es… Ella, ellos.. Yo solo, yo solo…

- Kawaii, Eul san, no sabía que tuvieses novia… Seguro este peluche es un regalo para ella

- M.. ¡Misuki!

- No soy un peluche, soy un Viximon ji ji ji


“¡Callate, no la lies mas!” Pensaba mientras miraba a todos nervioso…


- ¡Jajaja! Miren a Eul-kun, esta nervioso. Sin duda tiene una novia y no quería decírnoslo… -

- Callate, Tsubasa… Y-Yo, yo no estoy nervioso.. -

- Vaya, este peluche es de esos modelos interactivos que hablan y se ríen, ¡sugoi! Apuesto que te costo varios sueldos, Eul-san

- Bueno señores y señoritas, basta ya. Ya vimos que Eul le compro un obsequio a su novia, pero debemos volver al trabajo, esos clientes no nos van a pagar por estar solo sentados en las mesas… Eul, ten cuidado de no extraviar el regalo de tu novia.

- ¡Si, señorita Toyama!-

- Que súper kawaii, voy a jugar con ella mientras este en mi hora libre

- Kasumi, no creo que…-

- Eul..

-¡Mande, señorita!

- Hay trabajo que hacer y Kasumi cuidara bien de el regalo de tu novia. No te preocupes tanto. Ahora, vamos. ¡A trabajar!

Me quede mirando con ojos de perro regañado…

- Pe… Pero,, pero… Aaaah… Voy señorita

El resto del tiempo que estuvimos trabajando las muchachas se tomaron fotos con Viximon el “peluche” y jugaron con ella en sus horas libres… Fue toda una suerte que pensaran que se trataba de un juguete animatronico. Otro punto a favor de decidir haberme mudado a Japón.

** Rato mas tarde, de camino a casa, luego de un dia intenso de trabajo **

- Dios… Por poco y te descubren, Viximon… No se en que estaba pensando al llevarte al trabajo… -

Le dije a Viximon, mientras la llevaba en brazos…

- Me divertí muchísimo ji ji ji… -

- Si, y a mi casi me da un infarto, que felicidad

Le dije cerrando por un momento los ojos, como aliviado de que no pasara a mayor cosa

- Que suerte que mis vacaciones empiezan mañana, así no se preguntaran donde estoy… Vaya, no puedo creer que lleve ya un año en ese restaurant… -

- Y que terminarías siendo tamer de un maravilloso, genial y digimon, ji ji ji… -

- Hah, que modesta… -


Y asi fue como paso otro dia mas junto al intrigante ser de pelaje amarillento llamado Viximon… ¿Qué cosas nos depararía el destino? Solo el tiempo lo dira.


*** Dia X, el dia en que finalmente fui al digimundo ***

- Eul, Eul… Levántate… ¡¡¡EUUUUL!!!-

Estaba nuevamente teniendo un hermoso sueño… Soñaba que volaba en un avión con muchos lujos, meseros, mucha comida y bebida, música agradable y todo lo demás… Cuando de golpe una alarma del avión (Que decía mi nombre) sonaba fuertemente, de pronto un misil impacta contra el avión y me da en la barriga… Ahí fue cuando me desperté.

- Vix… Vix… ¡Viximon!

Viximon estaba rebotando sobre mi barriga…

- Ya … ¡¡YA ME DESPERTE!!

- Ush, finalmente te has levantado… ¡Es tardísimo!-

- ¿Qué hora es?... A ver… ¡¡¿Tres y media?!!! ¡Me has despertado a las tres y media! ¡¿Qué es tan urgente que no puede esperar?!

- Una palabra “Digimundo”

- Amm, la verdad si la separas, serian dos “Digi” y “Mundo”, pero eso no viene al caso. ¡¿Es que acaso no puede esperar un par de horas mas?!

- De hecho, no… Alli el tiempo pasa mucho mas rápido que el tiempo humano

- Bueno, salgamos, pero no se a donde tenemos que ir... -

- No te preocupes, ya lo sabrás Algo en ti te lo dirá-

- ¿Pero como?… ¿Como?... Bah, olvídalo. Deja que prepare todo para el viaje.

Me dispuse a cepillarme, vestirme y preparar una mochila con lo poco que tenia para realizar el viaje.

- A ver, fósforos, velas, comida enlatada, muda de ropa, papel toilette, alcohol, algodón, vendajes, cepillo de dientes, jabon, cuaderno y lápiz para tomar notas, cuerda, foto de familia y amigos, listo creo que eso es todo. -

- Muy bien, ¡vámonos ya!

- Siii, pero aun no se por donde empezar… Oh, Wachipolo casi se me olvida

Me puse a regarle…

- Descuide señor Wachipolo, le dije a la vecina que nos haga el favor de regarte durante mi ausencia, así que no te preocupes, estarás bien

- Vámonos, ¡vamonooooos!

- Ya voyyy, ush, cielos… A veces eres tan impaciente


Y asi salimos de madrugada buscando un “no se que” que nos llevara al digimundo. Llevaba a Viximon sobre mi cabeza, como si de un gorro se tratara…

- Oye Viximon

- ¿Si?-

- Entonces no eres el único digimon con tu nombre y apariencia, ¿cierto?

- Sip, habemos miles. Creo que tu no podrías saber la diferencia entre uno y otro

- Tal como pensé… Entonces lo mejor será que te de un nombre-

-¿Un nombre? ¿Por qué?

- ¿Cómo que “por que”?, para identificarte mas fácil y no tener que decir “Viximon” y que un montón volteen a ver-

- Buen punto… Y que nombre crees que sea bueno.

- ¿Qué te parece “Sakura”

- Nah, no me gusta la flor

- ¿Que tal Hikari?

-Nei, ¡nop!-

- Arrrg… Entonces “Hinata”

- Un, gracias. Paso.

- ARRRG, Entonces “Francisca Eukronia Beniamina Floripondia Eustanacia”, ¡¡¡NO JUEGUE!!!-

- ¿Aaah? ¿Es algún tipo de chiste? Vamos, eres mi tamer, puedes hacerlo mucho mejor

- Ufff, (Suspiro)… Esta bien, dejame pensar.

Por un momento paso por mi mente el nombre de una guerrera de una serie Japonesa de chicas sentai que luchaban por el amor, la justicia y el honor. Las “Mahou Girls” (Chicas Mágicas)… Recorde el nombre de la protagonista.

- ¡Ya lo tengo!... Que te parece “Kaede”

- Mmm, Kaede… Ka… E… De… Kaede… -

Empezaba a repetir para familiarizarse con el…

- Sip, ji ji ji, me gusta mucho, es elegante y bonito. Sabia que lo lograrías, Eul-san

- Jeje, nada mal, ¿eh?... Espera, ¿me dijiste Eul-san?... Vaya, parece que estar en Japon te ha influenciado. ¿eh?

Me detuve un momento frente a un callejo oscuro donde había un bote de basura y dentro de el había un viejo ordenador, el cual saque del bote y lo coloque en el suelo…

- Eul, ¿Por qué sacas eso? ¿no es basura?

No le preste atención, mi digivice empezaba a brillar y mi curiosidad aumentaba mas y mas, no podía explicarlo, había algo en ese viejo ordenador que llamo mi atención…

- Hay algo aquí… -

Parecía que Viximon había olvidado lo que me dijo antes, de que yo sabría donde se encontraría el portal…

- ¿Qué cosa?-

- Shhh, espera

Conecte el ordenador con el monitor que se encontraba algo roto.

- Esto va aquí y esto otro alla

- Deja de trastear con eso y vamos a buscar el portal

-Que esperes, Kaede

Finalmente tenia todo conectado… Entonces apunte mi digivice contra el monitor y para sorpresa mía, este ilumino el monitor y este se encendió. El monitor estaba brillando con una luz totalmente blanca, ahí fue cuando Kaede comprendió lo que pasaba…

- Uh, oh… El portal, claro

- ¿Ahora que?-

Pregunte un tanto confundido… Pero esa duda seria pronto contestada, ya que el monitor empezó a absorberme a mí y a Kaede a su interior y cuando nos absorbió completamente, el monitor estallo, eliminando toda posibilidad de ir o volver al digimundo



***FIN *** (por ahora)
avatar
Eul Shibarse
Normal Tamer
Normal Tamer

Mensajes : 9
Digivice :

Kaede
10/5 Champion
0/6 Ultimate
0/8 Mega
0/10 Mega2 o Cambio de modo

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.